16 de marzo de 2013

Bajista de Molotov, jamás te olvidaremos.

Dame una Roh retornable.
Cuando vayan a Villa Carlos Paz, no vayan a ver al Cucú. ES UNA ESTAFA.
Ahí está. Usen su tiempo en algo mas productivo.
En fin. Me enamoré de Córdoba. Amé La Cumbrecita, Villa Carlos Paz, Villa General Belgrano, Calamuchita y tooooodas las subidas y bajadas del camino.Pobre mi amiga que sufría de vértigo y me agarraba el brazo. Yo tenía ganas de levantar los brazos y gritar como en una montaña rusa.


En Cosquín, me di el gusto de ir con alegría Fernetera los tres días, pero el último fué el mejor porque cerraban Las Pastillas del Abuelo. Y como los quiero mucho les voy a contar lo que aconteció:
Catupecu Machu ya nos lo sabemos de memoria. Hasta sabemos en el momento exacto en el que va a decir "Bueeeenas Nocheeeees". Igual cuando empezó Origen extremo, le di la mochila a Cyn, me subí arriba de Mati y la agité como loca. Después nos metimos al pogo y queDiosseapiadedemialma, otra vez llené mi cuerpo de moretones.
Molotov. Molotov me dejó sin palabras. Es una masa. Y el bajo te hacía temblar los dientes. Genial.
Resulta que esa noche tocaba Almafuerte. Matías estaba más felíz que perro con dos colas, cantaba, agitaba, revoleaba la remera incluso antes de salir del departamento. Hizo pogo, gritó, se llenó de tierra y volvió satisfecho y pleno. Al día siguiente, fecha de cierre de Cosquín Roh 2013... Cierran Las Pastillas del Abuelo. Me levanté temprano y felíz, me cambié, me maquillé y empecé a cantar, todo antes del mediodía. Nos bajamos un Fernet y medio con Mati y partimos al predio los tres. Pasan toooodas las bandas y cuando salen Las Pastillas me enculé, totalmente desilusionada. Hicieron casi todos temas nuevos. Y yo no me los sé muy bien. Yo quería los viejos. Los viejos los viejos y los viejos. Caprichosa mode: On.Soy una pelotuda. Igual lo vi completo. Eso me pasa por ilusa. 
Ah y hubo un casorio, como todos sabrán, en el esceanrio principal. Yo no lo vi, me fuí a buscar las banderas que regalaba Tarjeta Naranja.
Meno mal porque les iba a tirar con todos los cereales, preservativos y botellas de agua que nos regalaban.


En fin. Estuvo bárbaro todo Córdoba. Hasta tuve el placer de nadar en el río de la vuelta de casa.


¿No odian cuando alguien prende la cocina con fósforos y tira el fósforo usado en la cocina? Yo si. Lo detesto. Sería capaz de meterle el fósforo quemado al culpable en donde no le da el sol.






6 comentarios:

  1. Salú' por tu felicidad, hermana!
    Y si, hay algo que odio más que los fósforos tirados en la cocina: QUE LOS METAN EN LA CAJA OTRA VEZ!!! Después uno busca uno nuevo y agarra uno quemado, sin dudas. Pelotudos. jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé porqué hacen eso! No lo entiendo NO NO NO.

      Eliminar
  2. ¡Ja! Pobre Cucú, a todos nos han llevados engañados hacia él pero no tiene la culpa.

    Me alegro que la haya pasado bárbaro, ojalá repita el año próximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maten al Cucú!

      El año que viene no sé si vuelvo... Quien te dice, la tercera será la vencida ?

      Eliminar
  3. Jajaja, cordoba es re lindo! QUe suerte que hayas disfrutado, y sobre todo con buena música ;)

    Nos estamos leyendo loca! Te mando un abrazo!

    http://barby-gs.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es harmoso! Y quiero conocer lo que me falta!

      Eliminar